Firmafy - Firma electrónica para empresas
Firmafy - Firma electrónica para empresas

La Ley de Startups nace con el fin de fomentar el ecosistema de las empresas emergentes en España.

Con esta ley, el Gobierno pretende convertir al país en un lugar atrayente para las startups ofreciendo oportunidades a los inversores que deseen desarrollar y poner en marcha propuestas innovadoras.

Te contamos todo sobre la nueva Ley de Startups y cómo afectará a los emprendedores españoles.

 

¿Qué es la nueva Ley de Startups?

Esta norma, que tiene como fecha límite de implementación el último trimestre de 2022, supone un conjunto de medidas, reformas e inversiones que forma parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

El objetivo de esta nueva ley es fomentar la evolución de la economía digital y dotar de financiación a pequeñas empresas que quieran desarrollar sus actividades tecnológicas y digitales.

 

¿Cuáles son los requisitos para convertirse en una startup?

Se consideran startups todas las empresas que desarrollan una actividad innovadora de nueva creación o con una antigüedad de hasta 5 años en los casos generales.

Cuando las empresas pertenezcan al sector de la biotecnología, energía o industria, su antigüedad puede aumentar hasta los 7 años.

Además, las startups deberán tener sede social y la mayoría del empleo creado debe de encontrarse en España.

No pueden ser firmas cotizadas ni haber repartido dividendos y los ingresos deben ser inferiores a los 5 millones de euros.

Como novedad encontramos que se podrán crear startups con tan sólo 1 euro y en menos de 6 horas mediante un documento electrónico y su posterior inscripción en el registro mercantil.

Pero lo que realmente supone un gran atractivo para los inversores son las diversas ventajas fiscales que aporta la nueva ley a las startups.

 

¿Qué ventajas aporta la nueva Ley de Startups?

La nueva Ley de Startup presenta diversos beneficios fiscales para las empresas y para los emprendedores entre los que destacan la reducción del tipo impositivo en los impuestos de sociedades y sobre la renta de no residentes.

Se reduce el tipo impositivo en el impuesto de sociedades y el impuesto sobre la renta de no residentes del tipo general del 25% al 15% en los cuatro primeros ejercicios desde que la base imponible sea positiva.

También se permite el aplazamiento de la deuda tributaria sin garantías ni intereses y se elimina la obligación de efectuar pagos fraccionados.

Además, durante los 3 primeros años se exime a la startup de la disolución de pérdida relacionadas o que generen un desequilibrio patrimonial.

Otra modificación que ofrece la nueva ley de startups es la mejora de la exención de tributación fiscal que pasa de los 12.000 € a los 50.000 € anuales en el caso de acciones o participaciones de compra.

Por su parte, la base de deducción por inversión en empresas de nueva o de reciente creación se eleva de los 60.000 € hasta los 100.000 € anuales y el tipo de deducción pasa del 30% al 50%.

Se podrán beneficiar de esta modificación los inversores y los propios emprendedores.

Las startups podrán solicitar el aplazamiento de la deuda tributaria del impuesto de sociedades por un período de 12 meses.

También podrán aplazar el impuesto sobre la renta de no residentes en los dos primeros ejercicios desde que la base imposible sea positiva por un período de 6 meses.

En el caso de la tributación del carried interest (comisión a éxito de las gestoras de capital riesgo) la exención será de hasta un 50%.

Para acreditar como startup a una empresa la función corresponderá a la Empresa Nacional de Innovación (ENISA) a modo de ventanilla única.

También habrá Puntos de Atención al Emprendedor y una Oficina Nacional de Emprendimiento que tendrán la función de ventanillas de información para acceso a las ayudas públicas.

 

¿De qué manera pretende la nueva Ley de Startups atraer talento y crear empleo?

Para crear empleo y atraer nuevo talento, con esta nueva Ley de Startups, se modifica el régimen fiscal del impuesto sobre la renta de no residentes aplicable a directivos, inversores, etc.

Los inversores que pertenezcan a un país extranjero podrán operar simplemente presentando el NIF, sin necesidad de presentar el NIE.

Para atraer el talento, el procedimiento para obtener el visado y la residencia se convierte en un proceso mucho más sencillo y se incluye a los españoles que hayan sido no residentes en el país durante al menos 5 años.

Los trabajadores que compaginen su startup con un empleo por cuenta ajena estarán exentos de cotizar como autónomos durante 3 años.

De esta manera, se elimina la doble cotización a la Seguridad Social en caso de pluriactividad.

Además, los empleados van a disponer también de un mejor tratamiento a la hora de recibir la remuneración, ya que las opciones versarán sobre acciones de la propia compañía o stock options.

Para incorporar nuevos modelos de negocio se impulsan los sandbox regulatorios (entornos de prueba).

Por último, se ofrecerá un visado especial para emprendedores que deseen instalarse en el territorio español.

Estas medidas se unen a otras propuestas del Gobierno, como el Kit Digital, para fomentar la creación de empleo y mejorar la digitalización en las empresas españolas.

Como ves, la digitalización es fundamental para poder competir con otras compañías.

Estar a la última en tecnología y conocer cuáles son los nuevos modelos de trabajo es un tema crucial para poder desempeñar la actividad empresarial.

Si quieres que tu empresa se adapte a los nuevos cambios y supere los retos que implica el entorno, infórmate sobre medidas innovadoras y digitales.

¿Qué piensas sobre este tipo de medidas? ¿Crees que surgirán más empresas emergentes tras la nueva Ley de Startups?

Déjanos tus comentarios más abajo, ¡nos encanta leerte!

La firma electrónica para tu empresa